Glosario

Os traemos un glosario de terminología específica del mundo de los relojes de alta gama y relojes de lujo.

Exterior

Caja

La caja es la base de un reloj. Es esencial para una buena hermeticidad, porque en su diseño es importante hacer los nichos para las juntas de estanqueidad, tanto para el cristal como para impedir la penetración de agua en la caja trasera. Esta caja suele ser colocada a presión, roscada o atornillada, y mientras más plana esté, la hermeticidad será mejor.

Las cajas de los relojes se distinguen por el material, tamaño y forma. Los fabricantes de relojes hacen uso de muchos materiales en la producción de cajas de reloj. Para realizar las cajas de los relojes de bolsillo y posteriormente los de pulsera, los relojeros han disfrutado con el paso del tiempo de las posibilidades de la técnica que la fundición de metales ponía a su disposición.

A lo largo de la historia se han utilizado el hierro, acero, aleaciones metálicas, latón, alpaca, plata, oro de distintos colores, platino y, más recientemente, metales de características especiales, así como materiales sintéticos. Pero también ha habido cajas de marfil, de maderas preciosas, de piedras duras, de porcelana Rosenthal y de esmalte. Dependiendo del material y el proceso de fabricación la caja encarecerá el precio final del reloj.

Dentro de la caja tenemos la carrura, también llamada canto, que es la parte media de la caja donde se aloja la máquina del reloj. A los extremos de la misma van las asas. Por encima de la carrura va el bisel y por debajo la tapa, constituyendo el conjunto la “caja del reloj”.

Cuando la máquina es demasiado pequeña en relación a la carrura, se interpone entre una y otra un añadido de metal o de plástico llamado bata. En los movimientos de cuarzo resulta casi siempre obligado usar la bata.

Tapa

La tapa cierra la caja del reloj por la parte posterior. Las tapas pueden ser completamente metálicas y opacas o pueden tener una parte acristalada para dejar ver el mecanismo del reloj en funcionamiento. Muchos relojes de alta gama optan por una tapa con una ventana de cristal. De esta manera dejan a la vista el mecanismo del reloj, que sobre todo en caso de relojes con muchas complicaciones, resulta algo espectacular. A veces se muestra solamente una parte, otras la ventana ocupa el tamaño completo de la esfera de la tapa.

La manera en la que se cierra la tapa también es importante. El cierre puede ser a presión o atornillada. Los cierres a presión, que suele ser el caso de la mayoría de los relojes baratos, tienen menos capacidad de resistencia al agua.

Los cierres atornillados protegen más eficazmente contra el agua pudiéndose alcanzar profundidades mucho mayores. Un cierre atornillado se distingue porque la tapa de cierre dispone de muescas circunferenciales para acoplar herramientas especiales para su apertura y cierre.

Corona

Generalmente, la corona es estriada para que pueda cogerse más fácilmente. En los relojes de pulsera está colocada a las tres, pero existen otras posiciones. Sirven para tensar el muelle de remontaje, poner el reloj en hora, etc. Tiene varias posiciones para sus distintas funciones.

Bisel

Un bisel es la parte de un reloj que rodea la cara, generalmente cubierta por un cristal. La mayoría de los biseles se diferencian visualmente del cuerpo del estuche. Los relojes sin un anillo distinto alrededor del cristal pueden llamarse “sin bisel” o “integrados”. El bisel también puede ser un elemento cosmético importante, como es el caso del famoso bisel “clavo” en el Patek Philippe Calatrava, el bisel estriado en el Rolex President y el anillo bicolor en el Rolex GTM ‘Pepsi’.

En los relojes de buceo (Rolex Submariner), el bisel está provisto de marcadores de minutos y está diseñado para girarlo para medir el tiempo de buceo. Blancpain inventó un bisel unidireccional que gira en sentido antihorario para que el tiempo de inmersión no se pueda aumentar fácilmente accidentalmente. Los biseles giratorios bidireccionales también son útiles en relojes de campo para navegación solar. Otros relojes deportivos están equipados con un bisel con un taquímetro, un telémetro o una regla de cálculo.

Cristal

El cristal convencional es muy frágil para ser usado en relojes de pulsera. En los antiguos relojes de bolsillo, estos solían llevar una tapa metálica para proteger el cristal, pero para los relojes de pulsera se han buscado diferentes alternativas. Actualmente el ‘cristal’ suele ser de plástico, vidrio mineral o cristal de zafiro.

Cristal de zafiro

Los cristales de zafiro tienen la mayor resistencia a ser rayado de todos los tipos de cristales que se emplean en los relojes de pulsera. En la escala de Mohs, que sirve para medir la dureza de los materiales, el diamante tiene la nota máxima, un 10, mientras que el cristal de zafiro logra un 9. Es tan duro que solamente un diamante puede rayarlo.

Sin embargo, cuanto más resistente a ser rayado, más frágil resulta un cristal. El cristal de zafiro no soporta nada bien los golpes, y una pequeña caída podría partir el cristal fácilmente.

El cristal de zafiro suele usarse para  los relojes de lujo. Todas las grandes marcas (Rolex, Patek Philippe, Omega, etc) tienen usan principalmente cristal de zafiro.

A simple vista es difícil distinguir un cristal de zafiro de un cristal mineral. Hay que fijarse en la documentación del fabricante para saberlo.

Algunos ejemplos de relojes con cristal de zafiro.

Cristal mineral

El cristal mineral se obtiene fundiendo sílice. Controlando el proceso de enfriamiento, se puede conseguir minerales con una dureza y transparencia diferente. Dependiendo de los elementos utilizados en el proceso, podemos logra un cristal que refleje mejor la luz del sol, o que sea más resistente, o que tenga una tonalidad concreta, por ejemplo.

Dependiendo del proceso utilizado, un cristal mineral puede soportar impactos bastante fuertes, aunque su fuerte es su resistencia a los arañazos.

En la escala de Mohs, los cristales minerales suelen tener un valor de 5. Aunque dependiendo del proceso utilizado para su elaboración, se podría conseguir un cristal con un valor de incluso 6 o 7 Mohs.

Cristales de plástico o plex.

Son baratos, ligeros y duraderos. Perfectos para relojes deportivos y para relojes infantiles. A diferencia de los cristales minerales, soportan muy bien las caídas y los golpes.

Su mayor pega es que se raya muy fácilmente, aunque hoy en día los cristales plásticos han mejorado mucho y pueden tener una gran resistencia a los arañazos, aunque sin llegar a tener la resistencia que tienen los cristales minerales. En la escala de Mohs, los cristales plásticos tienen un valor entre 3 y 4.

Algunos ejemplos de relojes con cristal de plexiglass.

Dial

Un dial es un fondo utilizado para orientar las manecillas del cronometraje. La cara de la mayoría de los relojes consiste en una esfera grande, a veces con subdiales de inserción más pequeños.

Dial, cara (esfera) y subdial

La mayoría de los relojes cuentan con un dial que ocupa la mayor parte de la carao esfera, y estos términos a menudo se usan indistintamente. Sin embargo, la cara se refiere a toda el área expuesta a la vista en la parte superior del reloj, mientras que el dial es solo el área utilizada para orientar las manecillas. Muchos relojes también cuentan con sub-diales para cronometraje, segundos pequeños u otras complicaciones. Por ejemplo, un Rolex Daytona tiene un dial principal que ocupa toda la cara, y 3 pequeños diales para sus diferentes complicaciones. Muchos diseños modernos presentan diales superpuestos, esqueletización, contadores digitales, diales insertados y otros elementos de diseño que exponen u ocultan la cara o el dial.

Dial

La mayoría de los diales están decorados con marcadores, números, letras, etc. Algunos relojes tienen diales más pequeños adicionales para segunderos o complicaciones conocidas como subdiales. Estos generalmente tienen su propio anillo decorativo, pero generalmente tienen una decoración más simple debido a su tamaño y función. Algunos relojes especiales, como el Jaeger-LeCoultre Reverso Duoface tienen múltiples diales principales y subesferas.

Cara

La cara o esfera del reloj a veces está ocupada por una sola esfera grande, pero muchos diseños la usan de otras maneras. Hay relojes que solo usan una parte de toda la cara para la esfera principal.

Las caras y los diales pueden ser lisos, pintados, esmaltados o decorados con patrones de guillochage o texturas. Los relojes con un agujero en la cara a través del cual se puede ver el movimiento (especialmente el escape) se llaman corazón abierto, mientras que los relojes con superficies abiertas más amplias se llaman esqueleto.

Manecillas o agujas

Las manecillas de un reloj son las agujas que suelen llevar, para indicar las horas, minutos y segundos. Hay agujas de diferentes formas y tamaños. Existen relojes cuyas manecillas y/o dial brillan en la oscuridad para apreciar la hora en lugares con poca luminosidad. Esto se consigue mediante pintura luminiscente compuesta básicamente por Tritio.

Brazalete: Armys y correa

El brazalete de un reloj sirve para ajustarlo en la muñeca. Los hay de dos tipos distintos, dependiendo del material utilizado.

Armys: Hablamos de armys cuando el brazalete es de acero, metal chapado, titanio, cerámica etc, como las cajas.

Correa: Hablamos de correa cuando el brazalete esta hecho de algún material flexible y no metálico, como por ejemplo el cuero, caucho o neopreno, silicona y textil, …

Interior

Complicación

Las complicaciones son mecanismos de visualización en un reloj. Algunos, como la hora, los minutos y los segundos, se dan por sentados, mientras que otros son tan raros y difíciles que se consideran “Grandes complicaciones”.

Complicaciones típicas

Las siguientes complicaciones se encuentran comúnmente en muchos relojes:

  • Manecilla de hora, manecilla de minutos, manecilla de segundos (no siempre se consideran complicaciones)
  • Indicadores de fecha y día
  • Segunda zona horaria o GMT
  • Temporizador mundial
  • Manecilla de 24 horas
  • Indicador día / noche
  • Subdiales para la segunda zona horaria, GMT, tiempo de 24 horas o segundos pequeños
  • Manecillas retrógradas (la aguja se mueve a lo largo de un arco, regresando directamente al inicio, en lugar de realizar un dial completo de 360º).
  • Indicador de reserva de energía
  • Fase lunar
  • Función de alarma
  • Funciones de cronógrafo

Grandes complicaciones

A menudo se utilizan funciones más elaboradas para demostrar la habilidad técnica de un relojero. Estas grandes complicaciones son a menudo tan importantes que son el punto focal de un reloj. Algunos, como el Tourbillon, el calendario perpetuo y el repetidor son sellos distintivos de una fabricación de prestigio. Por ejemplo, el Patek Philippe Sky Moon Tourbillon Ref. 5002 con doce complicaciones, el IWC “Il Destriero Scafusia”, la serie Jaeger-LeCoultre Hybris Mechanica, o el Vacheron Constantin Tour de L’Ile.

Para algunos un reloj solo se considera “Gran complicación” si incluye alguna de las siguientes complicaciones. Hay quien exige que un reloj tenga más de uno de estos.

Las “Grandes complicaciones” incluyen:

  • Tourbillon
  • Repetidor
  • Calendario perpetuo con año bisiesto
  • Tiempo sideral
  • Ecuación de tiempo
  • Indicaciones astronómicas, incluidos el amanecer y el atardecer y el zodiaco.

Tourbillon

El Tourbillon (Torbellino en francés) es un mecanismo de relojería creado en 1795 por el relojero Abraham Louis Breguet. Se desarrollo para compensar el efecto irregular que produce la gravedad sobre la marcha del volante y la rueda de escape cuando el reloj permanece en reposo en la misma posición durante un cierto tiempo, sobre todo en los relojes de bolsillo. Consiste en un mecanismo que hace girar sobre su eje un armazón en forma de jaula (normalmente una vez por minuto) sobre el que se montan el volante y el escape del reloj.

Con la rotación del citado armazón en forma de jaula, el efecto producido por la fuerza de la gravedad sobre la marcha del conjunto volante/escape no se concentra siempre en el mismo sentido, promediándose. Así se consigue incrementar la precisión del mecanismo del reloj.

Dada la complejidad del mecanismo, algunas marcas no eran inicialmente capaces de realizar una estructura de este tipo, por lo que se vieron obligadas a comprar los talleres que ya estaban produciendo para sus propios productos.
Actualmente, un reloj equipado con un mecanismo de este tipo puede ser desarrollado de manera efectiva solamente por unas pocas fábricas especializadas.

En 1980 se montó por primera vez un Tourbillon en un reloj de pulsera. Originalmente concebido como un dispositivo para mejorar la precisión, los Tourbillones actualmente se incluyen en algunos relojes modernos de alta gama como un elemento exclusivo. El mecanismo suele estar visible mediante una ventana practicada a través de la esfera, mostrando su funcionamiento.

Ejemplo de reloj con Tourbillon.

Tren

El tren de ruedas es parte del movimiento del reloj y contiene todas las ruedas dentadas que conducen las manecillas y las complicaciones. Estos engranajes transfieren el torque (el impulso de rotación detrás de un movimiento) del barril (El barril contiene el resorte enrollado, que almacena la energía del devanado para el movimiento de un reloj) a la rueda de escape.

Las ruedas generalmente se mantienen en su lugar mediante puentes o llaves conectadas a una placa. Las ruedas de alto torque generalmente están ancladas con joyas, aunque otras ruedas pueden descansar en agujeros simples.

Escape

Un escape es un mecanismo que, de acuerdo con la oscilación del volante, regula la velocidad del tren inhibiendo y liberando alternativamente.

Palanca o ancla

La palanca es parte del escape de un movimiento de reloj.

La palanca es una conexión de dos brazos entre la rueda de escape y la rueda de equilibrio o péndulo. Recibe la energía de la rueda de escape y la entrega al tiempo normal (péndulo o rueda de equilibrio). Al mismo tiempo, interrumpe el flujo del escape y el tren de engranajes a intervalos de tiempo regulares, según lo determinado por la oscilación de la rueda de equilibrio (o péndulo).

La palanca es una de las partes más estresadas de un reloj mecánico, porque en ella se producen impactos por fricción deslizante y golpes.

Debido a su forma, la palanca a veces se llama ancla.

Joyas

Una joya es un componente del mecanismo de movimiento de un reloj. Las joyas son rubíes producidos sintéticamente, que se utilizan para reducir la fricción en los cojinetes principales de las partes móviles de un movimiento de reloj.

Los relojes de cuarzo con pocas piezas móviles tienen solo unas pocas joyas. Los relojes mecánicos tienen de 17 a aproximadamente 50 joyas dependiendo de la complejidad del movimiento.

Las joyas se usan como piedras de agujero o piedras de cabeza, y además también en paletas de palanca y en la elipse.

Muchas joyas en un movimiento no necesariamente significan una mayor calidad. Por el contrario, muchos relojes de pulsera baratos suelen señalar en el dial una gran cantidad de joyas con la intención de sugerir una calidad que en realidad no tienen. Sin embargo, muchos de estos no son realmente necesarios o no están en los lugares necesarios. Un movimiento de precisión con cuerda manual necesita al menos 15 joyas funcionales. Una configuración óptima se da con 18 joyas.

Para relojes complicados como el de cuerda automática, el cronógrafo o la repetición, la cantidad de joyas necesariamente aumenta.

Calibre

Con el inicio de la producción de relojes de bolsillo, los movimientos del reloj tuvieron que clasificarse para poder distinguirlos. Esto se hizo con la ayuda del diámetro de los movimientos.

En 1715 el relojero Henry Sully utilizo el término ‘calibre’ por primera vez para referirse a la disposición y dimensiones de las diferentes partes del movimiento. Generalmente cada calibre se designa por el nombre del fabricante (iniciales, siglas o nombre completo) seguido de uno o varios números, que pueden responder a distintos criterios, como el orden que ocupa el calibre entre los diseñados o realizados por un mismo fabricante.

En el pasado era relativamente frecuente que se tratase de la dimensión del calibre, expresada en líneas o en milímetros, atendiendo a su diámetro en los redondos, o su largo y ancho en los calibres de forma. La línea, cuyo símbolo se representa con tres comillas ”’, equivale a 2,2555 milímetros; así un calibre redondo de 10 líneas de diámetro (10”’) podría denominarse calibre XZ10 o XZ2255.

Actualmente la designación del calibre ya no depende tanto de su forma y disposición como de sus características de construcción, identificándose por referencia al calibre los movimientos que tienen una misma máquina.

Podéis seguirnos en las redes sociales en Facebook, Instagram y Twitter.