Reloj mecánico – 10 consejos para su mantenimiento

No hay comentarios aún

Un reloj mecánico es más que algo que indica la hora. Si se cuida adecuadamente, un buen reloj mecánico pasara de generación en generación. Pero para ello debemos realizar un buen mantenimiento de su mecánica, al igual que hacemos por ejemplo con los coches.

  1. Limpia tu reloj

    Usa un paño suave o de microfibras y limpia el armis y la carcasa para eliminar la suciedad o el polvo. Remoja el reloj en agua y jabón regularmente para ablandar la suciedad. Si el reloj tiene una correa de piel hay que evitar que se moje.

  2. Dar servicio regularmente

    Hay que dar servicio al reloj cada dos o tres años, independientemente de la duración de la garantía. Mejor estar seguro y detectar problemas antes de que sean un problema. Un buen mantenimiento es esencial para aumentar la vida del reloj.

  3. Evitar imanes o campos magnéticos

    Un imán o un campo magnético puede desajustar el mecanismo de un reloj mecánico. Los campos de gran intensidad son capaces de modificar e incluso de parar el mecanismo interno. Hoy en día estamos rodeados de pequeños campos magnéticos, y aunque normalmente no son campos de gran intensidad, en la medida de lo posible es mejor evitar que nuestro reloj este cerca de uno.

  4. Conoce la resistencia al agua de tu reloj

    Algunos usuarios de relojes no son conscientes de los límites de su reloj y lo sumergen demasiado profundo. Si el reloj es resistente al agua hasta 50 metros, no es aconsejable llevarlo a bucear. Si el reloj no está diseñado para las grandes profundidades, el cambio de presión estropeara el mecanismo. Si el reloj directamente, no es resistente al agua, puede soportar pequeñas salpicaduras de agua, pero es mejor evitarlo.

  5. Cuida el cristal

    Esto es bastante obvio, pero sigue siendo importante y vale la pena mencionarlo. Hay que evitar golpear el cristal del reloj contra la pared o cualquier otra superficie. Incluso un leve roce contra un material más duro que el cristal puede causar arañazos.

  6. Mantener la caja original del reloj

    Cuando no uses tu reloj, si dispones de un estuche o expositor especialmente destinado a la conservación de los relojes, es mejor guardarlo en la caja original. Al colocar el reloj de costado o en el cristal, siempre existe la posibilidad de que el reloj se raye. La caja del reloj está hecha para mantener el reloj seguro y protegido.

    Además, si en algún momento quieres vender tu reloj, siempre tendrá un valor superior con su caja original y documentos.

  7. Evitar la exposición prolongada a la luz solar

    La luz del sol puede ‘quemar’ poco a poco el color del reloj. Las correas de piel o de caucho también sufren por largas exposiciones al sol.

  8. Nunca abras tu reloj

    Deja esto a un relojero. Abrir el reloj puede exponerlo al polvo, la suciedad y otras partículas que pueden entrar en el movimiento, por lo que es mejor dejar esto en manos de un profesional.

  9. Usarlo de manera periódica

    A diferencia de los coches, los relojes están pensados para funcionar continuamente. Que un reloj esté funcionando es el mejor modo de conseguir que sus lubricantes no se solidifiquen y, en consecuencia, se desajuste el mecanismo. No olvides usar de vez en cuando todos los relojes de tu colección.

  10. Lee el manual de tu reloj

    Estas pautas que comentamos son de carácter general, pero siempre habrá particularidades en cada reloj que es mejor conocer para no estropearlo con un mal uso o manipulación incorrecta.

Podéis seguirnos en las redes sociales en Facebook, Instagram y Twitter.


Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.